Cursos‎ > ‎Cursadas Anteriores‎ > ‎2016‎ > ‎Noc-Viernes‎ > ‎

Fin de fiesta - Viernes a la noche

Estamos cerrando otro año de esta materia intensa.
Y más allá del cierre "técnico" de la materia, quiero ir a lo que más me importa. Eso que siempre estuvo presente en las clases: la parte humana. Quiero desarrollar dos preguntas:
1) ¿Por qué están ustedes acá?
2) ¿Por qué estoy yo acá?

¿Por qué están ustedes acá?

"Bueno Dodain, me quiero recibir, si no te jode", es una respuesta que suena totalmente válida. Sin dudas lo es y no desmerezco la importancia que puede tener en sus vidas un título universitario. Pero la siguiente pregunta es: ¿por qué querés ese título? La opción de un trabajo mejor, me lleva a volverte a preguntar: ¿para qué querés un trabajo mejor?

Yo siempre me lo pregunté y se los pregunté a mis alumnos. Porque es una pregunta que me atrae mucho, comprender qué motiva a una persona a establecer un horario de preferencia para venir y participar de la experiencia de cursar una materia. Hace poco compré un libro que me voló la cabeza. Un libro que me estaba esperando hacía mucho tiempo, y que ofrece un punto de vista muy bello, tan bello que sería injusto no compartirlo con ustedes (*):

  • Como personas, somos seres incompletos, inacabados, y también curiosos
  • Una vez que nos descubrimos "en falta", hombres y mujeres entramos en un permanente proceso de búsqueda
  • Y la condición humana nos lleva a buscar siempre, siempre, con esperanza
  • Todos los seres del planeta somos incompletos, pero nosotros nos damos cuenta de eso mientras que el árbol no es consciente. Eso es lo que nos mueve, y lo que nos lleva a construir herramientas, lenguajes para explicar al mundo, ciencias para estudiarlo, etc.

Entonces digo que la condición de alumno es esencial para tener un mundo mejor, un mundo de gente que busque, que lo haga con esperanza, que tenga éxitos y fracasos, pero que nunca deje de buscar, aun cuando sepa que es una tarea permanente e infinita, eso es lo que van a sentir el cuarto día después de recibidos, o lo que yo creo que sería bueno que sientan.

(*) Paulo Freire, y les recomiendo su libro "Pedagogía del oprimido". Yo leí "El grito manso" que es una disertación que hizo él en la Universidad del Comahue.

¿Por qué estoy yo acá?

Tiren su chiste, sin dudas será bueno, o al menos mejor de lo que se me puede ocurrir ahora.
En fin, estoy porque es hermoso verlos buscar, pero porque además yo por mi condición humana, también estoy incompleto.
Y esa búsqueda me trajo hasta acá.

Yo sabía desde muy pibe que quería ser docente, por ahí cuando le pedía prestados los muñecos a mi hermana para explicar sujeto y predicado, o algún tema de naturales. No cualquiera le pone nombres y apellido a cada oso, elefante y muñeca.

Pero además estoy acá no para cumplir un mandato familiar, ni porque da chapa. Estoy porque hay momentos hermosos, indescriptibles, que me reconcilian con la humanidad, y me devuelven la esperanza, porque estoy permanentemente al acecho de la esencia humana en cada clase, y amo
  • cuando me equivoco y ustedes se dan cuenta y amablemente me llevan de nuevo por el sendero, porque aceptan mi incompletitud, parte fundamental de todas las personas
  • cuando alguna palabra hace click en ustedes y ponen esa cara de "aaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhh ahora sí", porque cada uno tiene que recorrer su camino a su tiempo
  • cuando algo que decimos ayuda a pasar un mal momento personal
  • cuando tienen miedo de los desafíos, y luego ganan confianza con cada logro
  • cuando se frustran, pero lo vuelven a intentar
  • cuando se ríen, porque dejan ver el alma, porque abandonan todos los preconceptos de lo que es un alumno y un profesor,
  • cuando preguntan, a veces cosas de la materia, a veces cosas laborales, a veces decisiones difíciles como elegir un trabajo, gracias a Dios no preguntan con qué chica me caso.
En fin, todo eso es lo que me impulsa cada viernes a cerrar la puerta y crear -entre todos- una cursada diferente a la del año pasado, por más que los contenidos sean los mismos. Y digo entre todos, porque no hay que olvidarse de que LAS PERSONAS HACEN LA DIFERENCIA, y es lo que hace que esta cursada sea única, irrepetible e inasible. Todos, todos, TODOS colaboramos en hacer esta cursada

  • los docentes, obviamente, 
  • ustedes, también claramente, pero también
  • nuestros familiares
  • y amigos
Por ejemplo
  • mi señora, que es la que me ayuda a preparar este cierre con la logística
  • mi hija mayor fue la que me pidió ir a la Feria del Libro donde compré el libro de Paulo Freire,
  • mi hija menor es la que me conecta con mi niño interior
  • aquel padre o madre que los espera con un plato caliente al final de una noche fría de un miércoles
  • o aquel que les ceba un mate para poder arrancar la mañana
  • o aquellos que los pasan a buscar por Campus para que no se les haga tan tarde, y mientras se preguntan ¿y-ese-profesor-no-puede-terminar-más-temprano-che?
  • o los que los escuchan cuando quieren largar todo para darles una palmada en el hombro y los ayudan a seguir
  • o los que resuelven solitos el TP y después les explican lo que hicieron para no ir a la entrega en pelotas. Bueno, no queremos saberlo.
  • o los que simplemente los hacen reír, los acompañan, forman parte de su vida y eso es mucho.

En la medida que aparecen esas personas, no sólo la cursada es más fácil, también la vida se vuelve más simple, menos dura.
En fin, gracias a todos ellos por esta cursada.
Que terminen bien el año, y gracias por haber venido.


Comments